Danza oriental: Alquimia del movimiento

La danza oriental nos permite adentrarnos en nuestro interior, explorar y expresar emociones. Establecemos un diálogo interno con nuestro cuerpo. Nos permite conectar con lo sagrado. Y activa sentimientos de alegría y unión. Pero a nivel físico también aporta importantes beneficios. Fortalece músculos y huesos. Además, nos permite adquirir mayor flexibilidad y capacidad de coordinación. Incluso, fomenta el desarrollo de la creatividad y la consciencia.


En palabras de la bailarina Nefer Shu, “La armonía de los elementos tierra, agua, fuego ,aire y éter se entrelazan para expresar el potencial de nuestra danza , en un proceso alquímico de equilibrio y conexión entre ellos; sintonizando con gracia cuerpo, alma y espíritu”.


Por todo ello, la bailarina defiende la Alquimia en movimiento. De manera, que en la danza oriental confluyen autoconocimiento, danza, expresión del ser, movimiento unificado, respiración y comunicación. Así pues, Nefer defiende que: “Reuniendo todos nuestros elementos potenciales, afinamos nuestros sentidos, armonizando el movimiento y creando en sintonía con nuestro ser”. Y finalmente, “la mente descansa, dando paso a nuestras pinturas interiores”.


Danza oriental. Tipologías


Danza fusión oriental. La danza oriental ha ido evolucionando a lo largo del tiempo y ahora podemos hablar también de la danza fusión oriental. Es decir, una mezcla entre danza árabe, hindú y flamenco. En definitiva, busca la integración de distintas culturas a través del baile, conservando la esencia de cada una de ellas.


Giro sufí creativo. Es una danza propia de la mística del Islam. Y uno de los tipos de danza oriental más trascendental que existe. Busca la conexión con nuestro interior a través de la quietud del movimiento. En este sentido, es una meditación dinámica que aporta calma y fomenta la consciencia. Consiste en girar en sentido contrario a las agujas del reloj con los ojos abiertos. Con ello, se consigue la liberación del pensamiento. 

 

Shakti dance. Es el yoga de la danza. Busca la belleza, trabajando el movimiento intuitivo. Así pues, en esta tipología confluyen danza, meditación, respiración y atención plena. Este tipo de danza oriental pretende trabajar la mirada hacia el interior. Y, por supuesto, conectarnos con nuestra respiración y relajarnos.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SÍGUENOS EN FACEBOOK

Facebook By Weblizar Powered By Weblizar